Ultracongeladores -86°C

La ultracongelación es congelar de forma rápida (120 minutos como máximo), a una temperatura muy baja (inferior a -40 ºC). Este proceso permite conservar al máximo la estructura física de los productos alimenticios. También se puede definir como un enfriamiento brusco para alcanzar rápidamente la temperatura de máxima cristalización en un tiempo no superior a cuatro horas. El proceso se completa una vez lograda la estabilización térmica del alimento a -18 °C o inferior. La forma de garantizar el descenso de la temperatura es con fluidos criogénicos, tales como nitrógeno líquido y anhídrido carbónico, los cuales dan lugar a los productos ultracongelados. Dichos fluidos no son tóxicos ni transmiten gusto u olor. En la industria alimentaria, la técnica de la ultracongelación se aplica a muchos productos. Las técnicas actuales no sólo pretenden evitar el desarrollo de microorganismos, la actividad enzimática o la pérdida nutritiva, sino también conservar las características sensoriales y organolépticas de los alimentos. Su estudio, control y potencial hacen de esta técnica una de las más importantes en lo que a seguridad y calidad alimentaria se refiere.

  Ultracongeladores -86ºC Verticales

  Ultracongeladores -86ºC Horizontales